jueves, 30 de enero de 2014

COACHING: ¿PSICOLOGÍA O MORROLOGÍA?

El protagonista del coaching es el coachee


Una atractiva señorita salió en la televisión diciendo que era psicóloga y coach; y tuvo la amabilidad de compartir una fórmula mágica para solucionar los problemas. Se coge un papel; se escribe el problema; se cierra el papel; se guarda en el congelador de la nevera... ¡y el problema se congela! Al parecer eso es Coaching. La eminente experta no reveló sus fuentes, pero cabe pensar que se trata de una versión sureuropea del internacionalmente conocido "Coaching Igloo", método desarrollado por el famoso gurú Westing House, fundador y presidente ejecutivo de la NICASO (National Igloo Coaching & Alaskan Smiling Organization). 

Unos días antes, un periódico había desvelado el infalible método Dakota, consistente en pintarse la cara como los antiguos pobladores de los actuales Estado Unidos para desinhibirse y... en fin, para desinhibirse y supuestamente iniciar una exitosa transformación (!!!). La coach que lo explicó, sin cortarse un pelo, añadió que el Coaching no es Psicología... "porque ésta mira hacia el pasado y aquél hacia el futuro" (???). Y se quedó tan ancha. "Ignorancia atrevida, cuando hablo te doy vida" (verso anónimo incluido en el refranero recopilado por Fray Tomás Abiondo).

¿Meter papeles en un congelador y pintarse la cara para hacer el indio es Coaching? Psicología no es, desde luego. ¿Qué es entonces? Difícil cuestión que quizá deba ser abordada en el próximo congreso extraordinario de la AMA. Ambas estrategias podrían ser asignadas a la antigua ciencia de la Morrología. A partir de ahí, puede surgir una nueva especialidad de Coaching: El Morrocoaching o Coaching Hardfacial, con sus correspondientes certificados profesionales.

(La AMA es la Atlantic Morrological Association, una institución con ánimo de lucro a la que sólo pueden pertenecer acreditados expertos del morro de ambos lados del Océano Atlántico).

Estimulado por estos exóticos ejemplos del Coaching más vanguardista, aproveché una conferencia sobre posibles salidas profesionales para psicólogos que tenía que impartir en la UNED (que no es la Unión Neoliberal de Extrovertidos Divorciados; sino la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España) para hablar sobre el Coaching y la Psicología del Deporte. 

¿El Coaching no es Psicología? ¿Qué es entonces? ¿Matemáticas? ¿Ciencias Empresariales? ¿Geografía e Historia? Aunque también se nutre de otros conocimientos, el Coaching incluye, fundamentalmente, una serie de estrategias psicológicas de eficacia contrastada cuyo objetivo es contribuir a motivar, reflexionar, comprometerse, establecer objetivos, tomar decisiones, mejorar las relaciones interpersonales... cambiar comportamientos y actitudes, aceptar la realidad...  ¿A qué ciencia pertenece todo esto? ¿Una ciencia nueva? 

Existen acuerdos globales de la comunidad internacional sobre los contenidos de las ciencias. Y la que incluye estudiar, comprender, evaluar y modificar el comportamiento humano es la Psicología. Otra cosa es que el Coaching sea un campo profesional exclusivo de los psicólogos. No lo es. Los psicólogos tienen una ventaja, pero otros profesionales pueden ponerse al día y aprender la Psicología del Coaching. El Coaching es un campo abierto, pero por mucho que se quiera negar o disfrazar, el conocimiento científico de la Psicología es su pilar. De ahí parte un buen Coaching.

¿La Psicología mira al pasado y el Coaching al futuro?. El objetivo de la Psicología es, siempre, ayudar al cliente para que se encuentre mejor. Es decir, todo lo que hace es mirando al futuro de su cliente. Con ese objetivo, existen algunas escuelas psicológicas que indagan en el pasado del cliente, pero siempre con la idea de un futuro mejor. En la actualidad, estas escuelas, por ejemplo el Psicoanálisis, constituyen una tendencia minoritaria que por ignorancia se identifica con el conjunto de la Psicología. Sin embargo, la Psicología ha evolucionado mucho a través de décadas de rigurosa investigación. Salvo en las divertidas películas de Woody Allen, ya no es Freud el gran gurú, ni el diván el terreno de juego, ni el complejo de Edipo la piedra filosofal. Hoy en día, lo que predomina es la Psicología cognitivo-conductual, la Psicología positiva, la Inteligencia emocional, la Psicología del deporte y el alto rendimiento... es decir, la Psicología científica centrada en optimizar el funcionamiento presente y futuro de las personas, los grupos y las organizaciones. Se trata de detectar las necesidades existentes, comprender y evaluar los comportamientos habituales, aplicar estrategias eficaces para provocar cambios significativos y estables. El objetivo es enriquecer, optimizar, desarrollar herramientas útiles para un funcionamiento mejor en cualquier área: laboral, social, personal, salud, ocio... 

Ése es también el objetivo del Coaching; y por eso reúne estrategias psicológicas que provienen de la Psicología científica y asimismo están presentes en otros procedimientos de intervención. Por ejemplo, el Coaching incluye habilidades interpersonales del coach para lograr una buena empatía con el coachee que son similares a las de un psicoterapeuta con su paciente. O preguntas utilizando el método socrático que desde los años setenta forman parte de la Terapia Cognitiva. Ahora bien, el Coaching tienen una identidad propia, y su principal característica es que el protagonista del proceso es el coachee (es decir, quien recibe el Coaching). En terapia psicológica no siempre es así. En Coaching, sí. El coach no debe posicionarse y dirigir al coachee por donde él iría, sino ayudarle a que encuentre sus propias respuestas, su propio camino. 

Lógicamente, esto exige una gran habilidad. Para adquirirla, no basta con un par de cursillos y cuatro recetas de juegos divertidos, sino una formación sólida, horas de práctica en la dirección correcta y el rigor y la ética que deben caracterizar a un buen profesional. Entre otros aspectos, cuando se trabaja para ayudar a otra persona se debe asumir una responsabilidad. No basta con conseguir un impacto inmediato, sino que hay que contemplar, y tener muy en cuenta, los efectos de lo que se está haciendo más allá de ese momento concreto. Me han hablado de más de un "coach" que entusiasma con un sueño mágico y provoca una emoción positiva, por lo que concluye que ha hecho un gran trabajo. Pero, unos días después, cuando afronta la realidad, el coachee se da cuenta de lo lejano y ficticio de dicho sueño, y la euforia se transforma en frustración y profundo desánimo; a veces, en culpabilidad por no ser capaz y una fuerte depresión. El "coach" ni se entera de esta segunda parte. ¿Quién asume la responsabilidad? 

Es atractivo pensar que puedes ayudar a otra persona, pero... ¿de verdad estás preparado y dispuesto a asumir la responsabilidad de un verdadero profesional? ¿Psicología o Morrología?

(Adjunto el link de la conferencia para los que estéis interesados). 


Muchas gracias por seguir el blog.


Chema Buceta
30-1-2014

twitter: @chemabuceta
www.palestraweb.com
www.psicologíadelcoaching.es 






19 comentarios:

  1. Bravo. No puedo estar más de acuerdo en esta vision sobre la psicología y el coaching y alto grado de intrusismo charlataneria. Por otro lado no estoy de acuerdo en el echo de no incluir al psicoanalisis como una orientación actualizada y tacharla de freudiana o munoritaria, ya que no es así.

    En mi blog hice un escrito sobre mi visión particular sobre la psicologia y el coaching deportivo.

    Os dejo el link por si puede interesar

    http://sheks-psicocoach.blogspot.com.es/2013/10/psicologia-deporte-y-psicologia.html?m=1

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario y por el link. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Solo puedo aplaudir muy fuerte, porque se puede decir más alto, peo más claro imposible. Gracias por este genial post, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu amable comentario. Me alegro mucho de que te haya gustado. Gracias a ti por leerlo.

      Eliminar
  5. Hola Chema,

    Me permito el lujo de tutearte, ya que como Licenciado en CC. de Deporte he leído tanto tus libro en psicología deportiva, que me parece que te conozco de toda la vida. Actualmente ejerzo de coach ejecutivo, con una intensa formación de más de 1 año, avalada por la ICF. Y estoy totalmente de acuerdo con este artículo, que de hecho he compartido en mi lindedin. Lo procesos profesionales, que por suerte existen, gozan de unas maravillosas herramientas de la psicología, filosofía, neurobiología, etc y de unos fantásticos coach que acompañan a sus clientes en el a veces "duro" proceso de cambio en el que se han embarcado. Quiero compartir contigo un link que tal vez ya conozcas y que también me gustó en su momento...

    http://www.teamland.es/wordpress/wp-content/uploads/2011/09/Psicologia_y_coaching_Maria_Ortiz_de_Zarate.pdf

    Enhorabuena por el Post Chema

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tu amable comentario, y también por el link que leeré con mucho interés. Espero que sigamos en contacto. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Chema, por apoyar esta profesión. Desde tu experiencia como profesional. Por supuesto que seguiremos en contacto e incluso si en algún momento te apetece compartimos café y tertulia. Un abrazo. Be happy!

      Eliminar
  7. Gracias! Y curiosa la sensación que me ha surgiodo al leerte, un simple y "adolescente" ME GUSTARÍA CONOCERTE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Espero que tengamos la oportunidad de conocernos. Un saludo

      Eliminar
  8. Gracias Buceta por tu comentario, necesitamos darle difusión, por si cae en manos de algún morrólogo y se da por aludido. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulcinea, un placer. Me alegro de que te haya gustado. Un abrazo!

      Eliminar
  9. Hola Chema, gracias por el artículo. Comparto parcialmente lo que comentas.
    1) El origen del término "coaching" proviene del ámbito deportivo
    2) El origen de la estrategia proviene de la Psicología
    3) Existe una distinción importante: el coaching como estilo de liderazgo vs. aplicación profesional
    En la primera se utilizan habilidades y principios en coaching, en el cual uno sería profesional por su puesto de trabajo y no por la aplicación del coaching.
    Erroneamente se ha extendido el uso de una estrategia a una profesión. Además no existe la profesión legal de coach.
    En la segunda, el psicólogo (formación generalista) formado especificamente en coaching (profesional por ser psicólogo y no por el uso del coaching) sería el encargado de aplicarlo a nivel profesional.
    La aplicación del coaching representa un cambio comportamental (cognitivo, emocional y conductual) en el coachee. Por tanto, se define como una estrategia de intervención psicológica en modificación de la conducta. Esto es hacer Psicología.
    Además, los estudios que estamos realizando indican que al realizar un proceso de coaching se producen cambios en la salud emocional y bienestar de la persona. Puerta que abriría un marco legal al ser la Psicología una Profesión Sanitaria.
    Las opiniones son importantes.... aunque como se trabaja en coaching, diferenciemos entre hechos y opiniones. Los avances científicos, como tu bien sabes y defiendes, van "iluminando" este apartado.
    Te invito a que leas dos artículos míos:

    García-Naveira, A. (2011). Aproximación profesional del empleo del coaching deportivo.Informació Psicologica, 101, 26-39.
    http://www.informaciopsicologica.info/uploads/revistas/IP101.pdf

    García-Naveira, A. (2013). Aplicación profesional del coaching en el deporte: un estudio de caso único. Cuadernos de Psicología del Deporte, 13 (2), 101-112.
    http://revistas.um.es/cpd/article/view/180491/151351
    Un fuerte abrazo y gracias

    Alejo García Naveira

    ResponderEliminar
  10. Que buen documento, estoy de acuerdo con tu comentario. Soy psicólogo Deportivo, con formación en PNL, Coaching y Neurociencias. Estudie todos estos temas por curiosidad al conocimiento del comportamiento humano y el interés de conocer nuevas herramientas para servir de una mejor manera a otros seres humanos. El Coaching es una herramienta mas de la Psicología, que se nutre de muchos conocimientos que aportan diversas escuelas. El único problema es que se quieren mostrar como una alternativa novedosa para ganar terreno en el lucro económico, ya que los entrenamientos van dirigidos a todo tipo de profesionales y personas. Se dice que no es psicología y sin embargo se usa un lenguaje propio de esta profesión. Se dice que si encuentran a alguien con un problema psicológico, inmediatamente hay que remitirlo a un psicólogo; ¿pero un Ingeniero que no tiene conocimientos en diagnóstico psicológico, como va a advertir que su cliente puede estar presentando episodios alucinatorios o cuadros de depresivos y no como ellos llaman "el yo limitado o el supuesto mayor? Esto lo hace muy delicado desde el punto de vista ético, podría conllevar a resultados desastrosos. Creo que debe existir un organismo que vigile, controle y sancione este tipo de procedimientos ya que son arriesgados para la sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Raúl. A falta de ese organismo ético, lo importante es que las personas bien preparadas hagan un buen trabajo (y respeten lo ético) para diferenciarse de los que le echan morro. Saludos.

      Eliminar
  11. Gracias, gracias, con lo que me está costando hacer la carrera de Psicología en la UNED, como para que los "entrenadores" les dé por curar lo imaginario. Gracias Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Lo has explicado genial Chema, actualmente me dedico al coaching de equipos y pienso que lo mejor no es enseñar sino incentivar a que la formación llegue por ellos mismos tras varios intentos, así cada uno le da su forma peculiar y no productos copiados que producen peor resultado, un saludo

    ResponderEliminar