miércoles, 31 de julio de 2013

¿ES ESTO EL COACHING?

             
                                                               ¿Libro de ficción?


Pasaron varios meses sin que yo notara progresos. Hablaba y hablaba de lo de siempre con mi psicoanalista, el doctor Pagaitexkutxoundia, pero no avanzaba. Al parecer, el aguafiestas de mi inconsciente no quería colaborar, y así era muy difícil; prácticamente imposible. Un día quedé con Guillermo, y le vi bastante bien.

--- ¿Sabes, Vicen?  La terapia que estoy haciendo me está sentando estupendamente… Me encuentro como nuevo…

--- Hombre, cómo me alegro, amigo --- me congratulé --- Debe ser que a tu inconsciente, a diferencia del mío, le gusta colaborar… Seguro que comprende mejor lo que es trabajar en equipo…

--- ¿Mi inconsciente? No sé ni de que va eso, Vicen --- replicó --- Mi terapeuta nunca me ha hablado del inconsciente.

--- ¿Nunca? ¡¿Qué dices?! --- reaccioné entre estupefacto e incrédulo --- Pero si es la clave para progresar…

---???????

--- ¡Me estás vacilando, tío! --- insistí.

--- Vicen, comparado contigo, yo sólo soy un novato en todo esto de los psicopsiquiatras; pero en mi caso, del inconsciente ese, ni mu.

Fue un shock  terrible que rompió todos mis esquemas; pero la realidad era que mi amigo había avanzado y yo estaba cada vez peor. Claro que probablemente, pensé, su trauma sería más leve: sin esas experiencias horribles que yo había protagonizado en mi infancia que obligaban a una terapia más contundente. Quise convencerme; y para ello elaboré una frase que me repetía constantemente: “lo mío es más profundo; necesito comprender a mi inconsciente”. Hasta la grabé en mi móvil acompañada de música, y lo programé para que sonara cada vez que me telefoneaba alguien. Yo mismo, desde una cabina, me llamaba para poder oírlo. Así estuve más de veinte días; hasta que harto de no convencerme, decidí cambiar de terapeuta y probar con el que tenía Guillermo.

--- Bye, bye, inconsciente de mierda… estoy hasta los mismísimos cojones de ti… ¡ahí te quedas!  (Tras decir esto, me sentí muy aliviado).

El terapeuta de Guillermo estaba de viaje, por lo que no me dieron cita hasta tres semanas más tarde; y para mí era demasiado. Pero recordé que en la empresa me habían hablado de uno al que llamaban “coach”. Según me explicaron, no era un psicoterapeuta, sino alguien que te ayudaba a mejorar en tu trabajo y en tu vida personal, pero sin que estuvieras tarado. La verdad es que no entendí muy bien qué era lo que hacía exactamente, pero como pensé que no tenía nada que perder y me urgía hablar con alguien, decidí pedirle hora.

--- Buenas tardes; soy Sebastián Alegre, coach certificado por la Asociación Internacional, la Europea, la Española y la de Alcorcón. Soy discípulo directo de José Miguel García Liante, fundador y presidente del Alcorcón Coaching and Mentoring Institute; seguro que ha oído hablar de él…

(No pude evitar poner cara de no tener ni idea).

--- Sí, ha escrito varios libros --- continuó --- Seguro que ha leído alguno…

(Me sentí culpable por ser tan ignorante).

--- Hay uno que es un auténtico bombazo: se titula “Eres un ganador aunque aún no lo sepas” ¿Qué le parece?

--- Tiene buena pinta ¿no?

--- Más que eso --- saltó Alegre --- En este libro, García Liante defiende una evidencia contundente: el espermatozoide que fecundó el ovulo para darnos la vida, lo consiguió compitiendo con millones de colegas que perseguían el mismo objetivo… pero sólo ese, precisamente ese, lo logró… ¡un auténtico ganador! Y el resultado somos nosotros… unos ganadores en potencia… pero eso hay que desarrollarlo, obvio… y para eso está el coaching…

(Me quedé asombrado con tan ingenioso planteamiento; pensé que mi inconsciente sabría todo eso; y, sin embargo, el muy cabrón no lo había compartido).

--- El gran maestro García Liante se formó como coach con Ronny Pasas, que a su vez se certificó con George Pancake, seguidor de la escuela de coaching desarrollada por Donald MacBurger, uno de los grandes gurús a nivel internacional…

(Así se presentó el coach, dejándome casi sin palabras).

--- Me gustaría saber en qué le puedo ayudar; pero antes, debo decirle que el coaching es algo más que un método de trabajo… Es una forma de vida… y eso supone lograr una transformación en la que yo, su coach, estaré acompañándole…

--- Ajá; comprendo…

--- ¿Lo comprende?

--- Sí, creo que lo comprendo…

--- ¿Lo cree? ¿O lo comprende?

--- Bueno, lo creo, sí; creo que lo comprendo.

(El coach asintió; y guardó silencio; hasta que se hartó).

--- ¿Así que cree que lo comprende?

--- Sí, así es…

--- Muy bien; me alegro de que lo comprenda --- recalcó el coach --- ¿Y qué es lo que comprende?

---Pues eso; lo que me ha dicho…

--- ¿Lo que le he dicho?

--- Sí, sí…

--- Muy bien. Y de lo que le he dicho, ¿Qué es lo que comprende mejor ?

--- Pues todo…

--- Entonces, ¿comprende usted que se necesita una transformación para poder alcanzar lo que uno persigue?

--- Ajá… y bueno… supongo que eso es algo parecido a lo del inconsciente --- me atreví a participar.

--- ¿El inconsciente? No; esto no es terapia. Mire, yo soy licenciado en Económicas y coach, pero no soy psicólogo o psiquiatra. Eso es otra cosa.

--- ?????

--- El coach le acompaña en esa transformación que necesita para ser más feliz y gestionar mejor su vida…le hace preguntas para que usted encuentre las respuestas…

--- Bueno, también lo hace mi psicoanalista…

--- Esto es diferente; no es psicología, es coaching; yo le acompaño para que usted se conozca mejor y pueda alcanzar metas más altas… y hay coaching ejecutivo, coaching directivo, coaching personal, coaching de grupos, coaching deportivo, coaching educativo, coaching gastronómico… Supongo que usted quiere el coaching personal ¿no?

--- ??????????????????????????????

--- Sí; para mejorar la gestión de su vida… Para eso lo importante es que usted y yo, su coach, encontremos ese punto de encuentro en el que nos beneficiemos mutuamente… esa conexión que nos sirva para lograr la transformación psíquica, emocional y espiritual de la que le hablaba… ese autoconocimiento… y para eso hay que profundizar…

--- ¿Profundizar?  (recordé a Cuenttini y a Pagaitexkutxoundia). Pero eso…

--- Mire; un famoso filósofo griego llamado Artodetekilas ya lo decía: “Profundiza, transfórmate y crece”, una frase que inspiró mucho a Amígdalas, laureado campeón olímpico de la antigua Grecia, quien a pesar de sufrir una terrible inflamación en la garganta que le dificultaba respirar, siguiendo las enseñanzas de Artodetekilas fue capaz de transformar el dolor en estímulo positivo y, así, derrotar a sus rivales.

--- Pero eso… (quise decir algo, pero no pude).

--- ¡Ah! y fíjese que recientemente se ha sabido que el legado de Artodetekilas formó parte de la cultura tolteca, el pueblo más avanzado del México prehispánico… y eso que el filósofo vivió varios siglos antes… y no había internet, jajaja… sorprendente ¿verdad?

(El coach seguía lanzado; era inútil intentar hablar).

--- Muchos triunfadores han seguido las máximas del gran Artodetekilas. Los mismos Beatles se inspiraron mucho en la idea de profundizar cuando compusieron “Yellow Submarine”. Y no hay que olvidar una de las frases que definen el positivismo: “Piensa bien y acertarás”.

--- ??????????????????????????????????????????????

--- Sócrates desarrolló el método socrático para ayudar a sus discípulos a través de las preguntas. Por eso un coach hace muchas preguntas. ¿Qué opina?

--- Bueno…

--- ¿Es que no opina?

--- Sí, sí, claro…

--- ¿Claro? Dígame ¿Qué opina?

--- Pues que es interesante lo del griego ese --- contesté para quitarme el acoso de encima.

--- ¿A qué griego se refiere?

--- A ese que me dijo.

--- ¿A quién?

--- Pues a ese…

----¿Quién es ese? ¿Artodetekilas? ¿O Sócrates?

Me agobié tanto que le dije que tenía prisa y salí disparado. En el camino a casa, llamé a Pagaitexkutxoundia para pedirle perdón y solicitar que me readmitiera en la terapia.

(Fragmento de mi libro de ¿humor? ¿ficción? “Quién no tenga un cable cruzado que tire la primera piedra”, publicado por Dykinson).


¿Es esto el coaching?  ¡Feliz verano!

Chema Buceta
31-7-2013

twitter: @chemabuceta

www.psicologiadelcoaching.es

9 comentarios:

  1. Como siempre excelente Dr. Un abrazo desde Oaxaca, México. Ivan.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y no invitaste al coach al psicólogo? Lo digo porque habrías ayudado un poquito al mundo :D

    ¡Excelente reflexión! ¡Muy real!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu amable comentario. Un abrazo!

      Eliminar
  3. jajajajajajaja excelente descripción de una sesión de coaching de los últimos tiempos, además con esta "coachemanía" que ha surgido ultimamente me hace recordar a un tango argentino casi profético "Cambalache" "Hoy resulta que es lo mismo :ser derecho que traidor, :ignorante, sabio o chorro, :generoso o estafador... :¡Todo es igual! :¡Nada es mejor! :Lo mismo un burro :que un gran profesor. :No hay aplazaos ni escalafón, :los ignorantes nos han igualao. :Si uno vive en la impostura :y otro roba en su ambición, :da lo mismo que sea cura, :colchonero, Rey de Bastos, :caradura o polizón."
    Que conste que estudié coaching y pienso seguir haciéndolo mas que nada para diferenciarme aunque sea un poco de los "truchos" o de los "chantas " como se dice en Chile. Un saludo cordial Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno el tango! Muchas gracias por el comentario. Tomo noto de "truchos" y "chantas", dos palabras que aprendo. En todas partes hay vendedores de humo, jajaja. Un placer, Ingrid.

      Eliminar
  4. Muy que muy bueno!
    Hay que empapelar muchos despachos.
    Gracias lo difundo

    ResponderEliminar