sábado, 17 de octubre de 2015

PSICOLOGÍA DEL DEPORTE: PREGUNTAS Y RESPUESTAS

                                 Fortalecer el funcionamiento mental pra optimizar el rendimiento






En los próximos días tendrá lugar en Madrid el IX Congreso Hispano-Luso de Psicología del deporte, un gran evento en el que participarán grandes profesionales de Portugal y España. Con este motivo, dedico este artículo a contestar algunas preguntas habituales sobre la Psicología del deporte.


¿Qué es la Psicología del deporte?

Es la aplicación de la Psicología al campo del deporte, siendo sus objetivos principales ayudar a que los deportistas se enganchen al deporte de una manera sana, se esfuercen para superarse, optimicen su rendimiento y puedan alcanzar sus metas.

Cuando se trata de deportistas jóvenes, el objetivo prioritario es contribuir a que el deporte desarrolle valores y habilidades como el compromiso, la disciplina, el respeto, la tolerancia a la frustración, la superación personal, la fortaleza mental  o el trabajo en equipo, de forma que, a través del deporte, los jóvenes sean mejores personas. En la élite, la Psicología permite maximizar el rendimiento de los deportistas.

La Psicología del deporte también se ocupa de optimizar el funcionamientos de los entrenadores, los árbitros, los directivos, los padres de los deportistas y todos cuantos participan en el deporte, de forma que este sea una actividad beneficiosa y cumpla con sus objetivos. En definitiva, en todos los ámbitos del deporte lo psicológico tiene una gran trascendencia, y por tanto, se trata de que la Psicología juegue a favor y no en contra.


¿Cómo influye la Psicología en el éxito deportivo?

El éxito deportivo depende de diversos factores: la preparación física, la técnica, la táctica, la estrategia, la actuación del rival… y por supuesto, la Psicología es uno de ellos. Se suele asumir que en el alto rendimiento, cuando todo lo demás está más o menos al mismo nivel, es la Psicología lo que determina más el resultado final. Por ejemplo, en un partido muy igualado, el deportista que sea capaz de controlar sus nervios, tendrá más posibilidades de ganar que el que no tenga esa capacidad y por tanto sean los nervios los que le controlen a él.

En el entrenamiento, el aspecto más determinante es la motivación. Una motivación alta favorece que los deportistas realicen los esfuerzos necesarios para poder progresar. También la concentración para que aprovechen al máximo el tiempo de entrenamiento. Después, en la competición son clave la autoconfianza, la concentración y el control del estrés, sobre todo en los momentos más críticos. Además, en los deportes de equipo es importante desarrollar una buena cohesión. Los entrenadores pueden aprender a influir favorablemente en la psicología de sus deportistas, y estos pueden desarrollar habilidades psicológicas que los hagan más fuertes mentalmente. En ambos casos, el psicólogo del deporte juega un papel fundamental.


 ¿Qué aspectos psicológicos son importantes en un equipo deportivo?

El aspecto de mayor importancia para conseguir el máximo rendimiento de un equipo es que exista una interdependencia positiva entre lo colectivo y lo individual. Es fundamental que haya un objetivo común claramente definido que sea lo suficientemente atractivo y alcanzable, y que cada jugador perciba que consiguiendo dicho objetivo podrá beneficiar sus intereses individuales. Esta es la base para que exista un proyecto colectivo que involucre a todos, aunando su motivación y su mejor esfuerzo. Otros factores de gran relevancia son que cada deportista conozca lo que se espera de él, asuma su rol y respete el de los compañeros. Asimismo, que los jugadores se sientan escuchados, útiles y valorados y puedan participar en algunas de las decisiones que conciernen al equipo y a sí mismos. El “ordeno y mando” ya no funciona, y una comunicación abierta es fundamental. También lo es potenciar un clima estimulante, emociones positivas comunes y una autoconfianza colectiva, así como concretar y fomentar las conductas de cooperación entre los miembros del equipo y la responsabilidad individual de cada uno de ellos.


¿Cuál es el aspecto más importante cuando un deportista va a competir?

En general, se puede decir que mientras en el entrenamiento es la motivación el aspecto psicológico más importante, en la competición lo es la autoconfianza. Para competir bien, el deportista debe confiar en los recursos de que dispone, tanto antes de comenzar como a lo largo del recorrido, y sobre todo en los momentos más críticos, en los que la autoconfianza resulta decisiva.

La autoconfianza no es creer a ciegas, sino el resultado de un planteamiento realista sobre el que se puede erigir un optimismo razonable. El deportista con autoconfianza conoce cuáles son sus puntos fuertes y sus debilidades, se centra en lo que depende de él, anticipa las dificultades que se podría encontrar para así evitar las sorpresas y se prepara para combatir la adversidad o cualquier situación estresante. La autoconfianza es el mejor antídoto del estrés, y se desarrolla a través de diferentes vías: fundamentalmente, estableciendo objetivos alcanzables, potenciando la percepción de control respecto a las acciones que son necesarias para poder alcanzar tales objetivos, anticipando las posibles dificultades y aprendiendo de las experiencias propias y ajenas para rendir mejor en ocasiones futuras.


¿Es importante la Psicología en el deporte infantil?

El principal objetivo del deporte infantil es formar a los jóvenes a través de la actividad deportiva: Formarlos no solo como deportistas, sino fundamentalmente como personas, ya que aquí el deporte debe ser un instrumento y no un fin. Para que eso suceda, la Psicología juega un papel determinante. Por ejemplo: es importante mantener alta la motivación de los jóvenes por el deporte, ya que sin ella abandonarán o lo harán sin el compromiso necesario para que el deporte sea un instrumento que verdaderamente contribuya a su formación integral. También es clave que a través del deporte, los jóvenes se sientan competentes y desarrollen una fortaleza mental que les haga crecer como personas. La forma en que los entrenadores, directivos y padres gestionan el deporte tiene una gran trascendencia, por lo que conviene que adquieran conocimientos psicológicos y dispongan del asesoramiento de los psicólogos. El deporte, en definitiva, es una poderosa herramienta formativa si se utiliza bien, pero puede ser perjudicial si se usa mal, como sucede en el caso de bastantes chicos que abandonan muy frustrados. La Psicología es clave para que la gestión del deporte resulte beneficiosa.


¿Los entrenadores deportivos tienen que ser psicólogos?

Se dice que los buenos entrenadores son buenos psicólogos, y lo cierto es que una de las principales responsabilidades de un entrenador es influir en el estado mental de sus deportistas para conseguir de ellos el máximo rendimiento. Muchas de las decisiones y acciones de los entrenadores tienen como objetivo impactar en la motivación, la autoconfianza, la concentración, la asimilación de contenidos, el estrés, el estado de ánimo o la cohesión de equipo de los deportistas a su cargo, y de ahí que se diga que tienen que ser buenos psicólogos. Evidentemente, no son psicólogos titulados; pero sí directores de personas que deben incorporar la Psicología a su liderazgo.

Se asume que los conocimientos técnicos de los entrenadores varían poco de unos a otros, siendo la forma en que dirigen a los deportistas para obtener lo mejor de ellos lo que diferencia a los mejores. Conscientes de eso, cada vez son más los entrenadores que más allá de su intuición, se interesan por la Psicología y son asesorados por psicólogos para influir en sus deportistas a través de sus decisiones, charlas, sesiones de video, el propio trabajo en la cancha u otras acciones. Y esto no es incompatible con la función que, paralela y coordinadamente, pueden realizar los psicólogos del deporte. Al contrario, lo más apropiado es que el entrenador y el psicólogo del deporte trabajen en la misma dirección.


¿Qué hace un psicólogo del deporte?

El psicólogo del deporte es un profesional, titulado universitario en Psicología con una especialización en Psicología del deporte,  que se ocupa de aplicar la Psicología al ámbito del deporte. Su trabajo consiste en observar, evaluar, asesorar y entrenar a los protagonistas de la actividad deportiva, tanto a los propios deportistas como a los entrenadores, directivos, árbitros, padres de los deportistas y otros implicados. Para eso, utiliza conocimientos, técnicas e instrumentos desarrollados por la Psicología científica.

No existe un modelo de trabajo único. En ocasiones, los psicólogos se centran más en entrenar a los deportistas para que dominen habilidades que les permitan autorregular su funcionamiento mental, mientras que otras veces se ocupan más de asesorar a los entrenadores o los directivos. La actuación del psicólogo puede formar parte del plan general que siguen los deportistas como un elemento más, o tener lugar cuando surjan situaciones concretas que la hagan necesaria o aconsejable. En cualquier caso, lo importante es que el psicólogo comprenda que está ahí para ayudar a los entrenadores y los deportistas sin ser él el protagonista, que se adapte a las necesidades existentes y a lo que sea viable, y que en definitiva, realice un buen trabajo que beneficie a los deportistas.


Para más información sobre el IX Congreso Hispano-Luso de Psicología del deporte y realizar la inscripción, podéis entrar en www.palestraweb.com y pinchar en el enlace del congreso. Si asistís, allí nos vemos!

Chema Buceta
17-10-2015

Twitter: @chemabuceta

No hay comentarios:

Publicar un comentario